porta_UnloroPep Bruno compra 1700 ejemplares de “su libro” a la editorial Edelvives para evitar que los destruyan. Y como además no puede obtener beneficios con su venta, decide venderlos y donar todo a la Asociación Española Contra el Cáncer. Y además crea este espacio en su web para llevar las cuentas claras y transparentes. Lección de cultura para una empresa que vive de la “cultura”, y lección de transparencia para los que todos os imagináis.

¡Eres grande Pep!


El pasado mes de Febrero nuestro amigo y conocido escritor y cuentcuentos Pep Bruno, recibió un mail inesperado de la editorial Edelvives, no era para informarle de ventas, beneficios, futuras publicaciones o cualquier asunto que una editorial trate con sus escritores. Era para decirle que su libro “Un loro en la granja” se iba a descatalogar y que iban a destruir todos los ejemplares que tenían en el almacén, para que no ocuparan espacio.

Pep Bruno escribió esto en su blog“Un loro en mi granja” descatalogado

Hoy he recibido una triste noticia, la editorial Edelvives, “por circunstancias del mercado” (cita textual) ha decidido descatalogar Un loro en mi granja, un libro álbum que soñamos Lucié Müllerová y yo allá por 2009, un libro insólito en mi pequeña biografía como escritor, insólito por las siguientes razones:
Este libro resultó ganador en el IV Concurso de Álbum del Cabildo de Gran Canaria, edición a la que se presentaron 116 libros. Aquí lo cuenta muy bien RevistaBabar.
Un libro que fue recomendado en dos ocasiones por la revista cultural Babelia de El País: en marzo de 2010 y en mayo de 2010.
Recomendado por la revista de pensamiento y cultura El Ciervo, en marzo de 2010.
Recomendado por la revista Delibros en abril de 2010.
Recomendado por la web BienvenidosALaFiesta en noviembre de 2009.
Que fue portada en la revista CLIJ, especializada en literatura infantil y juvenil, en mayo de 2010.
Recomendado y reseñado por la revista Peonza en junio de 2010.
Recomendado por Página2 de RTVE en junio de 2010.
Recomendado en EsLaNoche de EsRadio en noviembre de 2011.
Recomendado por Darabuc en su maravilloso blog en septiembre de 2011.
Recomendado (con cinco estrellas, ahí es nada) por la web de CanalLector.
Entre otros muchos enlaces y citas (de entre las que he podido encontrar). Por todo esto, insisto, es un libro insólito para mí, pero además es un libro muy vivo (es fácil dar con reseñas y recomendaciones publicadas en 2014, por ejemplo).
Pero claro, estamos hablando de culturilla, y aquí Edelvives ya me informa de que se trata de “circunstancias del mercado”.
Quizás sea que para publicar en Edelvives, como contaba Rocío Martínez en su muro de Facebook hace dos días, hay que ser francés; o quizás sea que esta línea de álbumes era mentira, quizás Edelvives no tenía ningún interés por estos libros álbum, quizás sólo le interesaba colaborar con el Cabildo de Gran Canaria que auspiciaba el premio (y corría con los gastos) y ellos se limitaban a hacer negocio (un buen negocio, por cierto). Y claro, ahora que no hay premio, pues se acabó el negocio y se liquidan los álbumes.
Uno piensa que cuando alguien monta una editorial es porque tiene inquietudes culturales y que, por lo menos tendrá un pie en tierra de cultura y otro en plaza de mercado. Pero no es cierto: muchas editoriales tienen los dos pies en el mercado, y lo mismo les da publicar libros que vender zapatos o hacer comida basura.
No he sentido nunca que tuvieran interés por este libro desde la editorial, de hecho tuve que organizar yo una presentación del mismo en Azuqueca de Henares. Un libro premiado, con todos los gastos prácticamente ya salvados y toda la publicidad hecha gracias al premio: ni un pequeño empujón.
En fin, chao Edelvives.

Así las cosas resulta que ahora tengo 1700 loros en casa. He estado pensando qué podría hacer con ellos y después de barajar distintas opciones he decidido lo siguiente: voy a llevarme ejemplares a todas las sesiones de cuentos que haga en estos meses y voy a tratar de ir vendiéndolos. El coste del libro actualmente es de 15 euros, yo los voy a vender a 10 euros, y todos los beneficios, todos, van a ir destinados a la Asociación Española Contra el Cáncer (mira qué carta nos enviaron desde la AECC Guadalajara). Me gustaría terminar 2016 habiendo aportado al menos 10.000 euros a esta asociación.

Para que podáis seguir el proceso sin problemas voy a habilitar un rinconcito en mi web con LAS CUENTAS CLARAS, en las que se podrá ver en todo momento dónde y cuánto se ha vendido, el dinero acumulado y las donaciones que voy haciendo.

Anuncios