soldado cayendo_CAPA.jpg
Muerte de un miliciano (The falling soldier) © Robert Capa. 1936

Como casi todo lo realmente trascendente en nuestra sociedad, esta imagen no está libre de polémica: autoría, muerte real o teatro, lugar de la toma,…Icono del siglo XX,  una de las fotografías de guerra más famosas de la historia, que ha conseguido resumir en una sola imagen, la caída republicana frente a los fascistas en la Guerra Civil Española.

Fue realizada por Robert Capa, en 1936, en el frente de batalla de Cerro Muriano (Córdoba). Bien, de la frase anterior todo puede ser falso, en lo único que coinciden todos los especialistas es en el año de la toma, 1936.

La 1ª controversia es sobre la autoría. Hay mucho que hablar, para empezar, Robert Capa, es un nombre inventado, un pseudónimo utilizado por la pareja de fotógrafos Endre Ernő Friedmann (que pasó a la historia como Robert Capa) y Gerda Taro (fotógrafa alemana y pareja de Capa hasta su muerte en 1937, en la guerra civil española). No se sabe muy bien quién realizaba cada fotografía, ya que en muchas ocasiones trabajaban juntos. Este nombre lo inventaron cuando estaban en Francia, para poder vender mejor sus reportajes, ya que parecía el nombre de un fotógrafo americano.

La 2ª polémica sería el lugar de la toma, siempre se pensó que fué en Cerro Murciano (Córdoba), aunque hay estudios y testigos que la sitúan en el municipio de Espejo, también de Córdoba. También hay estudiosos de este icono que defienden que la toma no fue realizada en el frente de batalla, sino a unos 10 Km del mismo, en el cuartel republicano establecido en los entornos de Espejo. Ya que el mismo miliciano caído, aparece en muchas más fotografías de ese día, porque los dos fotógrafos estaban realizando un reportaje a ese escuadrón republicano.

Hace unos años se creó revuelo en torno al miliciano caído, un historiador de Alcoy le ponía nombre y apellidos: Federico Borrell García. Pero en 2008, el documental La sombra del Iceberg desmontó esa teoría, y el miliciano volvió a ser anónimo. En este documental se defiende que la autoría de la foto correspondería a Gerda Taro.

También se ha dicho lo peor que se puede decir de una fotografía de guerra, que fue una puesta en escena de un grupo de milicianos lejos del frente de batalla, que habrían posado para dar a Capa la posibilidad de enviar fotos de batalla a su agencia norteamericana. E incluso que en efecto fue escenificación, pero que mientras los milicianos hacían las maniobras un francotirador los sorprendió, lo cual explicaría la cercanía de Capa con el soldado caído.

La polémica es complicada, y Robert Capa, no está para defender la veracidad de su fotografía, ya que que murió al pisar una mina en la guerra de Indochina en 1954 (con 40 años). Hace unos años el International Center of Photography (fundado por su hermano, Cornell Capa) publicó una grabación de una entrevista que concedió a la radio el 20 de octubre de 1947. La entrevista era parte de la promoción de libro autobiográfico Slightly Out of Focus, que contaba sus aventuras durante la Segunda Guerra Mundial. En la entrevista, Robert Capa cuenta que la foto fue tomada en Andalucía cuando acompañó a las trincheras a 20 soldados republicanos “que morían cada minuto” al enfrentarse a una ametralladora de los fascistas. Querían hacerse con ella, así que “al cuarto intento simplemente puse la cámara sobre mi cabeza y ni siquiera miré al hacer la foto mientras el soldado se movía sobre la trinchera y eso fue todo”, dice en la grabación. “Nunca vi las fotos que tomé ahí. Y las mandé junto con otras muchas que había tomado. Permanecí en España durante tres meses y cuando volví yo era un fotógrafo muy famoso porque la cámara que sostuve sobre mi cabeza capturó el momento en que un hombre recibía un disparo”. La fotografía de guerra más famosa de la historia fue tomada a ciegas, según su propio autor. Aunque esta grabación no zanja la polémica de la foto, ya que muchos conocidos de Capa, lo describen como un mentiroso compulsivo. Mintió a LIFE, asegurando que estaba en el frente, cuando en realidad estaba de fiesta con Hemingway; mintió sobre las circunstancias de su pareja y compañera Gera, y que sería capaz de cualquier cosa con tal de consolidar su carrera como fotógrafo.

Tal vez nunca se sabrá lo que ocurrió aquel día de 1936 con el soldado que aparece en la imagen, tal vez sea la foto más estudiada de la historia, aunque seguro ya no importa. Esta  foto no fue solo un testimonio, es símbolo para la historia contemporánea, y es probable que así perdure para siempre.

Desde aquí no nos posicionamos con ninguna teoría, muerte real o ficticia, en el frente o en la retaguardia, de Endre E. o Gera T. (Robert Capa seguro), miliciano anónimo o Federico, lo que está claro es que la imagen es uno de los iconos más importantes del siglo XX,

Anuncios